Protocolo Salvador: más juegos en casa, menos violencia

Orientados a trabajar con un eje jurídico preventivo, procurando alternativas diferenciadas a la intervención judicial, las circunstancias actuales exigen buscar nuevas opciones, con los recursos humanos y materiales disponibles. Es así como presentamos en sociedad este protocolo ideado por la Dra. Mónica Salvador, como alternativa para fortalecer  los vínculos familiares, encauzar la actividad física, a la par de  ayudar a minimizar la violencia hogareña.

Preocupación
El mismo nace de la preocupación por la situación de los NNyA, especialmente aquellos pertenecientes a sectores populares atravesando el aislamiento en ámbitos habitacionales restringidos, y situaciones familiares de alta volatilidad en lo social y lo económico, que hace presumir el incremento de situaciones de violencia. 

Soluciones innovadoras
Tratando de realizar acciones innovadoras, para llegar a los chicos, brindamos atención virtual  y telefónica, a instituciones relacionadas con derechos infanto juveniles; asistimos virtualmente a reuniones del COLOSI (Consejo Local  de San Isidro), donde presentamos una exposición del Fiscal Acosta a cargo de la Fiscalía de delitos conexos a la trata de personas  sobre Grooming;  concurrimos a la Mesa de Trabajo de Niñez de San Fernando, y organizamos un sistema de comunicación directa con las Inspectoras de Psicología Comunitaria y sus equipos de Tigre.

Objetivo
La Defensoría del Niño de San Isidro ha estado siempre orientada a trabajar con un eje jurídico preventivo, procurando alternativas diferenciadas a la intervención judicial. 
Las circunstancias actuales exigen buscar nuevas opciones, con los recursos humanos y materiales disponibles. Es así como nació el proyecto que presentamos en sociedad como una oferta para fortalecer  los vínculos familiares,  encauzar la actividad física, con  directos efectos en la salud física  a la par de  ayudar a minimizar la violencia hogareña.

PROYECTO SALVADOR. MÁS JUEGOS EN CASA, MENOS VIOLENCIA

De qué se trata
Es una guía, para que los NNyA puedan realizar juegos y actividades físicas en sus casas, con elementos accesibles en cualquier hogar, que también sirva como un recurso reductor de violencia.

Fundamentos
Es una iniciativa con fundamento jurídico, y de sentido común.  La Naciones Unidas ha reiterado en numerosos documentos que los derechos humanos de los niños y adolescentes se interrelacionan y son interdependientes e indivisibles.

En éste caso, esta guía se ajusta a la obligación de prevenir y proteger a los niños de la violencia (CDN, art 19), impulsando actividades dentro del seno familiar, que reconozcan  los derechos al esparcimiento y las actividades recreativas del Art.31 del CDN, encaminadas a promover su bienestar social, moral y de salud física y mental del art. 27 de la CDN.

Salud y desarrollo
El Comité de los Derechos del Niño entiende que ideas de "salud y desarrollo" tienen un sentido más amplio que el estrictamente derivado de las disposiciones contenidas en los artículos 6 (Derecho a la vida, supervivencia y desarrollo) y 24 (Derecho a la salud) de la Convención, y que en la misma se conjugan varios determinantes:

-algunos de orden individual como la edad, el sexo, el rendimiento escolar, la condición socio-económica y el domicilio;

-otros que operan en el entorno inmediato formado por las familias, los compañeros, los maestros y los proveedores de servicios, en particular con respecto a la violencia que pone en peligro la vida y la supervivencia del niño en su entorno inmediato;

-sumados a determinantes estructurales como políticas, estructuras y sistemas administrativos, valores sociales y culturales y normas.

Quién es la autora
El protocolo fue creado por la Dra. Mónica Salvador, matriculada de San Isidro, que también es Profesora de Educación Física y ejerció como tal durante 5 años en el Chaco. Actualmente integra equipos dentro del área Deportiva del CASI.

El ASPO y la actividad lúdica
La propuesta de la Dra. Salvador retrotrae a la  aproximación lúdica  y a los beneficios de la actividad física. Tal como señala Unicef, la población urbana ha aumentado y con ella  las limitaciones en el hábitat y  el incremento de  la violencia,  pero además  la comercialización y la cultura han  modificado las estructuras de juego y la manera de realizar actividades recreativas.
El encierro obligatorio ha incrementado el sedentarismo, con consecuencias negativas para la salud, como la obesidad El contacto constante con la tecnología también implica  peligros que pueden incidir en la naturaleza evolutiva de la infancia.

Advertencias y recomendaciones
 La Asociación de Pediatría Argentina, señala el peligro  que significa para la niñez:
- la  ronda de  noticias y los comentarios constantes, -la resignificación de pérdidas anteriores, el temor por pérdidas futuras;
-la aparición de miedos nuevos o que ya se habían superado, y pesadillas y trastornos del sueño como una manera de depositar y tramitar allí la angustia.

La misma APA, en consonancia con la OMS, recomienda que los NNyA de 5 a 17 , deberían por lo menos acumular 60 minutos de actividad física moderada, y al menos tres veces por semana ejercicios vigorosos para mejorar la fuerza de los grupos musculares, y promover la salud de los huesos.
Recomienda también lograr  adherencia a la actividad física a través de propuestas con carácter lúdico.

Sentido común y amabilidad
Sobre todo, un fundamento de sentido común: los niños se mueven. Es natural.
Ello puede causar fastidio e incrementar tensiones en ambientes no preparados para la convivencia constante o ante la necesidad de recrear las condiciones de trabajo en el ámbito doméstico.
La propuesta de encauzar la actividad física, de forma pautada  también implica para los adultos, asumir una forma amable de relacionarse con los chicos, más allá del reto, impulsando  vínculos menos violentos.

Territorio con infancia
Ponemos a disposición este protocolo  para trabajar en ámbitos diversos, con la ventaja de funcionar como vínculo de  labor interinstitucional aportando la mirada jurídica a la problemática respecto a los derechos de NNyA de quienes hoy, en la pandemia, están desempeñándose directamente en territorio con la infancia.